SE OS CONVOCA A LA REUNIÓN PLATAFORMA DE APOYO A LA HG DEL 29-S * Martes 31 de agosto a las 19h en el centro cívico de la zona norte

Martes 31 de agosto a las 19h en el centro cívico de la zona norte. (Plz Jesús Escudero, 2 – línea bus 5 y 8).

Se os convoca a la próxima reunión de la plataforma contra la crisis centrada ahora en el apoyo a la HG del 29S a la que estan convocados toda organización, grupo o personas que esten por unirse y luchar para que la HG del 29 sea un éxito para la defender los derechos de la clase trabajadora. La idea es decidir entre tod@s un calendario de actividades, acciones para el mes de septiembre con el fin de dar a conocer las razones de la HG al conjunto de la sociedad granadina.  Nos hemos puesto en contacto con otra iniciativa compuesta de diferentes ONG’s y asociaciones por medio de Economistas sin fronteras para que asistan a dicha reunión con el fin de coordinar nuestro trabajo. Han confirmado su asistencia.

Se ha  elaborado una propuesta de manifiesto. Obviamente es una propuesta y por lo tanto puede y debe ser mejorado. La idea es que logre incluir al máximo de grupos dispuestos a construir la HG del 29S.

Se  propone  acciones (encierros…) hay otra propuesta de organizar actos previos a la HG en barrios para difundir las razones de la HG.

PROPUESTA DE MANIFIESTO UNITARIO:

HAY QUE PARARLES.

Hay que pararles los pies. La Banca y grandes empresas (Banco Santander, Telefónica, Repsol…) aumentan atrozmente sus beneficios, después de que para no ir a la quiebra el gobierno ZP les haya inyectado miles y miles de millones de las arcas públicas.

Al mismo tiempo se suceden medidas y más medidas contra las clases populares y la clase trabajadora: congelación de pensiones y la consiguiente pérdida de condiciones económicas; reducción salarial a empleados públicos, extendida más pronto que tarde a toda la clase (así lo demuestra el ejemplo del metro de Madrid, disminuida en gran medida la agresión gracias a su magnífica huelga), recortes de gastos sociales.

Como todo ello les parece poco se descuelgan con una llamada “reforma laboral”, que no significa sino deformar y hundir aún más las actuales condiciones de trabajo profundizando desempleo y precariedad.

La “reforma” supone:

  • abaratar sustancialmente y socializar el coste del despido, no entre la patronal, sino entre toda la población asalariada. En primer lugar, porque el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) aportará lo correspondiente a 8 días por año trabajado en los despidos de cualquier contratado indefinido. Porque facilita el despido objetivo, colectivo, con una justificación muy laxa, permitiendo el despido por 20 días (que serán 12 para el empresario, al aportar el FOGASA los 8 días restantes).
  • ampliar las posibilidades de emplear las modalidades del contrato de formación y del contrato en prácticas, destinadas a jóvenes, pero ya no tan jóvenes (puede emplearse a colectivos de hasta 25 años). Se trata de contratos de salarios por debajo del SMI y de los mínimos en convenio, compensados con formación teórica, un certificado profesional de valor simbólico y una minúscula prestación por desempleo.
  • anunciar el compromiso con una posible reforma de la negociación colectiva, y como anticipo plantea una mayor facilidad de inaplicación y descuelgue salarial de los convenios. Con ello, la reforma laboral abre las puertas a la liquidación de la propia negociación colectiva, del papel que juegan las organizaciones de los trabajadores y del propio Estatuto de los Trabajadores, imponiéndose un modelo de individualización de la relación salarial en el que los empresarios puedan negociar frente a los trabajadores sin tener que verse constreñidos por convenios colectivos o regulaciones laborales. No es éste un aspecto menor, pues la reforma tiene como uno de sus objetivos la derrota y desaparición de los sindicatos, como ya hizo Thatcher en su momento en Gran Bretaña, para poder marcar unas nuevas reglas del juego en Europa entre trabajo y capital, donde no haya ninguna posibilidad de preservar los intereses más elementales del mundo del trabajo y su organización colectiva.
  • privatizar parcialmente la intermediación laboral. En lugar de promover un servicio público más fuerte, con más recursos y más competencias, asistimos a la legalización y externalización de la intermediación laboral hacia las agencias de colocación privadas; y a la ampliación del margen de maniobra de las ETTs, que podrán actuar en la sanidad y en la construcción.

¡Ojo! Que no paran ahí. Anuncian nuevos ataques contra nosotros: prolongación de la edad de jubilación, así como aumento de los años de cotización para cobrar la pensión.

Más y más agresiones contra los que nada tienen que ver con el desastre y fracaso del sistema económico actual ni con las francachelas financieras de los que colectivizan las pérdidas y se quedan con los beneficios.

Son “reformas” que a pesar de sus mentiras aumentan el paro y la precariedad, no son creadores de empelo y conceden mayor poder empresarial, sobre todo a grandes empresas.

Esta ofensiva abierta por la burguesía y sus políticas neoliberales se prevé sostenida en el tiempo. De hecho, asistimos a un importante cambio de ciclo: se ha dado un salto cualitativo en la magnitud y calado con el que se aplican las políticas de ajuste contra la clase trabajadora en el seno de la UE. Hace décadas que convivimos con la ofensiva del neoliberalismo contra las conquistas democráticas y sindicales de los trabajadores en la UE. Sin embargo, la virulencia y la magnitud de las medidas recientemente tomadas por el gobierno español y por otros gobiernos de la UE se emparentan directamente con las medidas de ajuste estructural impuestas por el FMI en América Latina durante los años 80, y cuyas dramáticas consecuencias sociales son de sobra conocidas. La orientación de estas medidas es inequívoca: no sólo pretenden trasladar a la clase trabajadora el coste económico de la crisis, sino que además avanzan una durísima ofensiva contra las organizaciones sindicales y su capacidad de interlocución social.

Por todo ello, esta huelga general debe permitirnos ser el punto de partida de una lucha sostenida en el tiempo contra las políticas neoliberales que sólo pretenden hacer pagar los costes de la crisis a las clases populares y a los trabajadores tal y como se está dando en otros países como por ejemplo Grecia. El 29 de septiembre debe por lo tanto ser es una estupenda oportunidad para vencer la pasividad y alcanzar el suficiente grado de confianza, conciencia y unidad con el objetivo de pararles los pies.

¡Hay que pararles!

¡No a la reforma laboral!

¡No a los recortes del gasto público!

¡Contra el paro y la precariedad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s