Aleka Papariga, Secretaria General del Partido Comunista Griego, insta a la “guerra y la resistencia” contra las medidas aprobadas por el ejecutivo socialdemócrata

Aleka Papariga, Secretaria General del Partido Comunista Griego, insta a la “guerra y la resistencia” contra las medidas aprobadas por el ejecutivo socialdemócrata

inSurGente.- Mientras las bolsas y los mercados respondían con agrado a la decisión de socorrer la economía griega, porque sus autoridades se han comprometido a apretar las tuercas de los trabajadores y trabajadoras de Gracia, el país heleno ha vivido una histórica movilización, con huelga general de funcionarios incluida. La decisión del gobierno de Papandreu de recortar sueldos, alargar la edad de jubilación (¿les suena?), y quitar derechos, ha puesto a los sindicatos y partidos de izquierda en pie de lucha.
La huelga de funcionarios en Grecia paralizó hoy el tráfico aéreo, pero también las administraciones públicas, los colegios y las universidades del país mediterráneo.
Los controladores aéreos iniciaron a la medianoche (23:00 GMT) un paro de 24 horas. No había muchos pasajeros varados, ya que las compañías pudieron alertar a sus clientes a tiempo, según la televisión griega.
Más de 6.000 funcionarios protestaron en el centro de Atenas y en otras ciudades contra el severo plan de austeridad del gobierno socialista, que prevé recortes salariales drásticos y el cese de las contrataciones.
Grecia se enfrenta a una dura crisis por su abultado déficit presupuestario tras pasar varios años maquillando sus cuentas públicas, lo que ha situado al euro, la divisa de 16 países europeos, en apuros. Los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea (UE) consultarán este jueves en Bruselas, en una cumbre extraordinaria, posibles salidas a la crisis deficitaria.
La UE ha pedido al gobierno de Atenas un compromiso firme con el ahorro y estudia posibles medidas de apoyo. Fuentes del gobierno en Berlín señalaron que hasta la fecha no hay nada previsto en ese sentido. Pero fuentes cercanas habían señalado antes que Grecia podría contar con ayuda de los países de la Unión. Los mercados de valores internacionales reaccionaron manifestando su decepción.
“Lo más importante son las necesidades del trabajador no (los deseos) de los mercados y los especuladores”, gritaban los manifestantes en Atenas.
Ante las oficinas de la representación de la Unión Europea, los griegos quemaron banderas de la UE.
Los médicos en los hospitales públicos atendieron únicamente las urgencias. También hubo problemas en la red ferroviaria, donde hubo un paro de tres horas. Según los sindicatos, la participación en la huelga fue del 85 por ciento.
Los sindicatos están enojados sobre por los recortes salariales de hasta el 20 por ciento. El gobierno, sin embargo, habla de recortes de entre el 1,0 y el 5,5 por ciento mensual. La media para la jubilación pasará de los 61 a los 63 años. El gobierno socialista quiere reducir drásticamente el déficit público de casi el 13 por ciento del producto interno bruto (PIB) hasta el límite permitido del tres por ciento en 2012.
Los ministros de Finanzas de la eurozona prevén consensuar posibles medidas de ayuda para la nación altamente endeuda.
La oleada de huelgas en Grecia se ampliará considerablemente el 24 de febrero, cuando se sumen a ella empresas del sector privado como la industria y los medios de transporte públicos.
La secretaria general del Partido Comunista de Grecia (KKE), Aleka Papariga, instó en la televisión a la “guerra y la resistencia” contra las medidas de austeridad de los socialistas.
Fuente: DPA

Grecia se paraliza en repudio al ajuste del gobierno “socialista”
La protesta masiva se realizó contra el recorte de sus sueldos de hasta un 20% y a la reducción de empleos. Miles de personas en las calles contra las medidas gubernamentales.

Hoy Grecia se ha visto paralizada por la huelga de funcionarios, de la cual han participado casi el 90% de los empleados públicos. Estas cifras proporcionadas por los sindicatos, son una muestra clara del repudio generalizado ante los planes de ajuste del Gobierno.

Christos Katsiotis, representante de un sindicato afiliado al partido comunista, declaró hoy a las agencias de noticias: “Es una guerra contra los trabajadores y vamos a responder con guerra, con luchas hasta que esta política sea derrocada”.

“El Gobierno está del lado de los ricos, e insiste en que los trabajadores paguen por la crisis y no los que produjeron la crisis: los capitalistas”, ha señalado Tefros Panteloglou, uno de los manifestantes.

La huelga se hizo notar fuertemente en los centros de enseñanza pública, la sanidad pública, dependencias de gobierno como ministerios, las aduanas, bancos, tribunales y es solo una muestra de lo que se espera será la huelga general convocada para el 24 de este mes por el mayor sindicato del país.

La protesta masiva se realizó contra el recorte de sus sueldos de hasta un 20% y a la reducción de empleos.

Hoy miles de personas han salido a las calles a manifestarse contra las medidas gubernamentales.

Estas medidas son las que piensa llevar a cabo el gobierno “socialista” como parte del plan de ajuste exigido por la comunidad europea para que cierren las cuentas públicas. Este déficit se hará ajustando los salarios, empleos, salud y beneficios sociales básicos de la población.

Las agencias internacionales han informado hoy que la huelga de los funcionarios paraliza Grecia y cierra su espacio aéreo. Que desde la media noche ningún avión ha despegado ni aterrizado. Anunciaron además que unas 6.000 personas se han manifestado por el centro de Atenas y que para el próximo día 24 hay convocada una huelga general de todos los sectores.

Agencias

Los servicios y la Administración pública griega están paralizados por la huelga general con la que los funcionarios protestan contra las medidas de ahorro impuestas por el Gobierno socialista para tratar de sacar al país de la deriva de endeudamiento.

Miles de personas se han manifestado en las principales ciudades del país, sobre todo en la capital Atenas, y los sindicatos aseguran que un 85% de los funcionarios ha secundado el paro laboral.

La huelga había sido convocada por el sindicato de funcionarios, Adedy, y de una central de trabajadores de tendencia comunista. El paro afectaba a todos los centros de enseñanza pública, los ministerios, los aduaneros y la sanidad estatal, cuyos centros hospitalarios se encuentran en servicios mínimos.

Los huelguistas llevaban pancartas con lemas en contra de los recortes en el gasto social, contra el aumento de la edad de jubilación y a favor de más subsidios para los desempleados.El mensaje generalizado de los sindicatos y de los partidos de la izquierda fue de continuar con las protestas contra el Gobierno y de sumarse a la huelga general convocada por todos los sectores sindicales para el próximo día 24.

El cielo, cerrado

Las manifestaciones han sido más bien pacíficas, aunque las brigadas antidisturbios de la policía griega se han enfrentado en un momento dado a unos cuantos manifestantes violentos, lanzando gases lacrimógenos, lo que causó heridas leves a dos personas.

Las escuelas, universidades, oficinas de Hacienda y hospitales públicos también se han unido a la huelga y han permanecido cerrados. Los médicos sólo han atendido los casos de emergencia, mientras que la red ferroviaria también ha sufrido algunos cortes, aunque menos que el transporte aéreo, paralizado por completo debido al paro laboral de los controladores aéreos, lo que ha provocado el cierre completo del espacio aéreo del país..

También han permanecido cerradas la Acrópolis de Atenas y los museos y centros arqueológicos del país, uno de sus grandes atractivos turísticos.

Seguimiento masivo

Unas 6.000 personas se han manifestado esta mañana en el centro de la capital griega y otras 3.000 han marchado por las calles de la ciudad norteña de Salónica.

El presidente del sindicato Adedy, que suma 300.000 afiliados, Spiros Papaspiros, asegura que el 85% de los empleados públicos han respondido al llamamiento de paro. Además ha anunciado que su sindicato se sumará a la huelga convocada para el día 24 de febrero por el mayor sindicato del país.

El recelo sindical se dirige sobre todo contra los recortes de hasta el 10% del gasto público y las bajadas salariales de hasta un 20% de los sueldos de los funcionarios. Además, el Gobierno quiere congelar la contratación de nuevos empleados públicos.

Cambios en las pensiones

También protestan contra los cambios del sistema de pensiones, el retraso de la edad mínima de jubilación y la ampliación del período de cálculo para el pago de las pensiones.

Grecia registró el año pasado un déficit del 12,7% del Producto Interior Bruto (PIB), más del doble de las cifras iniciales presentadas por el anterior Gobierno y más de tres veces más que el máximo impuesto por la zona del euro.

Además, la deuda pública supera ya el 120% del PIB, y los vencimientos de créditos alcanzan este año un volumen de 25.000 millones de euros. Esta debilidad de las finanzas de un miembro de la eurozona ha llevado a Alemania a proponer un plan de rescate para evitar desequilibrios en el área de la moneda única.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s