FRENTE MUNDIAL ANTIIMPERIALISTA. DECISIÓN, OPORTUNIDAD Y LIDERAZGO

Entendiendo, el solo aparentemente improvisado, llamamiento del Presidente venezolano Hugo Chávez a constituir una nueva Internacional como la respuesta a una necesidad práctica de los pueblos del mundo de hacer frente a la ofensiva global imperialista, los comunistas del PCPE lo valoramos como una magnífica oportunidad para poner en pie, desde ya y con compromisos concretos, el tan necesario y reivindicado -desde distintas instancias políticas y sociales-, Frente Mundial Antiimperialista.

La crisis sistémica de un capitalismo senil que necesita desesperadamente recrudecer la explotación sobre los trabajadores/as y el saqueo de los recursos naturales del Planeta, le obliga a responder con especial virulencia a los avances protagonizados por los pueblos y las fuerzas revolucionarias en América Latina. Una agresión imperialista y una ofensiva popular que se sitúan dialéctica e irreconciliablemente encima del tablero político mundial de la lucha de clases, sin permitir a corto plazo que nadie permanezca neutral en esta batalla a muerte entre pasado y futuro.

Décadas de colaboración de la socialdemocracia internacional con la burguesía (votación a favor de los presupuestos de guerra en 1914, “neutralidad” y bloqueo del suministro de armas a la República española,
implicación directa en las guerras de Iraq, Yugoslavia, Afganistán…, apoyo incondicional al sionismo, desarrollo de privatizaciones, leyes de extranjería…) inhabilitan a esta opción política -que con sus orígenes en la clase obrera aun mantiene pese a sus traiciones un alto nivel de hegemonía entre ésta-, para participar en cualquier articulación política unitaria que busque, desde una perspectiva anticapitalista, hacer frente a los planes imperialistas en el Orbe. Los partidos de la Internacional Socialista saben muy bien desde 1914 que no es posible la neutralidad y,  hoy igual que ayer,  han optado por posicionarse con la minoría violenta
que aun domina el mundo.

Descartados los Solana, Blair, Peres…, desde la diversidad de posiciones existentes en el campo de la izquierda política y social a nivel mundial se puede avanzar en la configuración de un espacio antiimperialista plural que se proponga desarrollar una estrecha relación de análisis, coordinación y
ejecución de iniciativas que permita, desde la práctica, onstruir mecanismos de conocimiento y encuentro entre las distintas fuerzas progresistas y revolucionarias a nivel regional y mundial.

Una plataforma común centrada en la denuncia de la guerra, la lucha contra el colapso ecológico, la defensa de lo público, la oposición a los bloqueos comerciales, el respeto a la soberanía de los pueblos, la consecución de la soberanía alimentaria… puede ser la base programática que el Frente Mundial  Antiimperialista ofrezca a los pueblos del mundo para hacer frente a la ofensiva genocida protagonizada por las multinacionales y sus gobiernos.

Los/as comunistas españoles vemos imprescindible, por la importancia estratégica que tiene para la lucha por el Socialismo -especialmente en los países y regiones situadas fuera del capitalismo desarrollado-transitar esta fase de desarrollo democrático e impulso de las fuerzas productivas capaz de satisfacer las necesidades vitales de los miles de millones de personas excluidos del mínimo bienestar social y material por el capitalismo.

Esta es nuestra apuesta y entendemos que levantarla sería un paso de gigantes capaz de hacer temblar a la oligarquía mundial. Aprovechar la Declaración de Caracas para impulsar la coordinación antiimperialista a nivel mundial y de los distintos ámbitos regionales, es una oportunidad que no podemos desperdiciar por
ponernos a hablar y discutir de aquello que no nos une y que es reflejo, no sólo de la compleja historia del movimiento obrero desde la Comuna de París, sino también de la legítima diversidad de posiciones  existentes en el crisol de la izquierda mundial. Pretenderlo homogeneizar sería un error que nos haría  retroceder en los diversos espacios unitarios existentes; al contrario, hemos de propiciar una cultura que  sienta la victoria del compañero como propia y sepa que avanzando todos, aunque sea desde distintos  lugares, cada día estamos más cerca de la meta emancipadora que nos une.

Marx, Engels, Bolivar, José Martí, Zapata, Lenin, Kollontai, Rosa Luxemburgo, Sandino, Recabarren,  Mariátegui, Gramsci, Pasionaria, Lumumba, F. Fanon, G. Habash, Fidel y tantos otros y otras, algunos
públicos y otros anónimos, injustamente excluidos de esta relación, conforman una pluralidad de  pensamiento y acción inabarcable en una reunión o un congreso. La izquierda revolucionaria mundial, desde la legítima búsqueda de la hegemonía que le corresponde como vanguardia política, aun tiene  pendiente la tarea de construir su teoría revolucionaria para la construcción del Socialismo aquí y ahora. Es nuestra responsabilidad histórica y en ella debemos empeñarnos uniendo teoría y práctica en un camino  lleno de dificultades propias y externas que habremos de enfrentar con resolución sabiendo que el tiempo  apremia, pero conscientes a la vez, que los atajos y las inconsistencias al final perjudican más que ayudan.

Julio Diaz, Responsable de Organización del CE del PCPE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s