PACTO SOCIAL, NO

cartel contra el pacto social pcpa graná COLOREl pacto social se levanta como un poderoso instrumento del capital para adecuar una mejor explotación de la clase trabajadora. Además, constituye una herramienta perversa para acallar o disminuir la oposición a los planes del
capital.

Entre otras, el pacto social tiene como características:

Lo ya anteriormente dicho: posibilitar una superior y más adecuada explotación de la clase.

Eliminación de la participación y protagonismo de la clase.

El contenido político “organicista” verticalista, negador de la lucha de clases, una característica del más rancio
contenido fascista.

1.) La profusión y continuidad de pactos sociales son una de las causas más notorias en el declive de la situación de la clase trabajadora en nuestro país. Algunos datos, sin ser muy exhaustivos:
—de 1996 a 2006 la participación salarial bajó del 50,6% al 46,4%. ¡Y eso que en este último año había 4 millones
más de trabajadores!
—a la inversa. En el período 1995-2005, las empresas españolas aumentaron sus beneficios en un 73%; los costos laborales sólo lo hicieron un 3,7%.
—el poder adquisitivo de los salarios se redujo en este mismo período un 4%.
—diecisiete millones de contratos temporales. Esto significa una inmensa rotación de la clase, altísima precariedad
y enorme incertidumbre.
—según la Agencia Tributaria unas diecinueve millones de personas (entre ellas parados, pensionistas….) perciben
ingresos menores a 1.000 euros mensuales.
—entre los salarios de “baja remuneración” corresponden a trabajadoras el  2,15%, si bien el componente femenino sólo representa el 38,92% del total de la fuerza de trabajo.
—de media, mueren tres trabajadores al día. De nuestra casa salimos para “ganarnos la vida” y ……..
—España es el país de la U.E. 15 en que se trabajan más horas: 1814. (¡ojo! al año, el día no tiene tantas).
—el tipo de impuesto máximo para las rentas superiores bajó de promedio en la O.C.D.E.desde el 67% en 1980 al 43%
en el 2000. En España bajó desde el 66% al 35%.menos firmar

Los pactos sociales, y la paz social que a través de ellos se establece, han conducido porfiadamente, por un lado,
a un descenso continuo de las “ventajas” conseguidas tras largas e históricas luchas; por otro, al aumento desmesurado de la explotación; y, otro más, conceder una capacidad adicional al capital para acrecentar la explotación.
2.) El pacto social es intrínsecamente corruptor. Borra, suprime el protagonismo de la clase, por lo que
acarrea consecuencias negativas, consecuencias ideológico-políticas y de comportamiento.

Ayudan a fabricardentro de la clase un particular “sentido común” que admite de forma “natural” que sean exclusivamente los representantes de los sindicatos mayoritarios, en su función de interlocutores sociales, (por cierto quién los eligió para tal función) los únicos con capacidad para  participar y decidir sobre salarios, pensiones y cualesquiera condiciones de trabajo y de vida. Los pactos ayudan a anular en la clase la conciencia y voluntad de intervenir en asuntos con incidencia directa en sus modos de vida.

Pretenden una auténtica domesticación de la clase al respecto de la explotación y la lucha de clases, no suponiendo
para estos “interlocutores sociales” distorsión en sus planteamientos ya que para ellos son conceptos que, o bien, no
existen, o bien, en su malsana ignorancia, los desconocen.

3.) Con el desarrollo del pacto social se abre un escenario en el que el sindicalismo deja de cumplir su función
y se arroga una función en el marco del estado que, por definición, como caracterizaremos más adelante, anula el
papel de la lucha de clases y de la intervención de los y las trabajadoraspacto social rateril

—se suprime la participación de la clase de manera absoluta: no información, no debate, no decisión, no movilización.
—el pacto social se escenifica y realiza por tres únicos actores: estadogobierno, patronal (el capital) y sindicatos
constituyen un “todo orgánico”.

Distintos puntos de vista sí. Pero su interés común es el progreso basado en la propiedad privada, el beneficio, el
crecimiento, la competitividad, y, en definitiva, el bien común para el conjunto de los “ciudadanos”. En ese
bien común, claro está, no existen intereses antagónicos de clase.
—los tres actores son absolutamente refractarios a la lucha de clases. En el momento de la escenificación del pacto
social han acabado con ella. La han suprimido, si no por decreto (rasgo dictatorial visible del fascismo antiguo),
por omisión (rasgo más moderno y menos comprometido).
—los sindicatos, tras adoptar la decadente ideología y modos del capital, han descubierto la piedra filosofal
de los “grandes acuerdos” entre los agentes sociales, categoría social mítica a la que ellos se apuntan entusiasmadamente.

En esos grandes acuerdos, todos proponen, todos ceden, todos conceden, todos acuerdan con el fin de ofrecernos su propagandística verbena de cómo la “democracia” nos obliga a todos.

La progresiva influencia, directa e indirecta, de las políticas que se derivan de los pactos sociales está llevando a la
clase obrera a una progresiva e imparable pérdida de derechos y condiciones materiales. En este momento en el que
se encara la recta final de un nuevo pacto social, los y las comunistas debemos defender ante la clase –en los
centros de trabajo, en los sindicatos y en los barrios- con todos estos argumentos la necesidad de romper ese escenario de negociación cupular ajeno a la participación de la clase.casco asesino como la patronal

No se trata de si se consigue tal o cual concesión, lo importante es saber que por definición el pacto social arrincona el protagonismo que le corresponde a la clase y
acaba cediendo porcentajes de participación de la riqueza global a la burguesía.
Ahora es el momento de debatir, analizar, caracterizar y socializar entre nosotros y nosotras la alternativa de los
y las comunistas; pero también y sobre todo de iniciar un progresivo despliegue de nuestro activo militante el interior de la clase, fundirse con ella, y aprender y hacernos aprender a todo el partido el máximo posible de circunstancias en
torno a la clase.
Sobre este asunto no quedará más remedio que profundizar, volver una y otra vez sobre él y hallar soluciones.
En gran medida estamos reiniciando ahora, pero atesoramos una experiencia de más de 150 años.

(Artículo realizado por un camarada del PCPA de Granada para UyL)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s